Cámaras de fotos y accesorios

¿Quieres hacer tus fotografías con una cámara réflex, una cámara compacta o una cámara de sistema? Te mostramos una amplia gama de cámaras. Tanto como si eres un principiante en el mundo de la fotografía, un aficionado ya algo experimentado o un fotógrafo profesional, tenemos las mejores cámaras que se adaptan a todas tus necesidades. ¿Buscas algún accesorio o complemento para tu cámara? Tenemos la selección completa con los accesorios más buscados.

Cámaras de fotos más compradas

Cámara Compacta para Principiantes

Cámara compacta de 18.2 MP – Sony DSC-WX350

Cámara Compacta de 12.1 MP Panasonic DMC-TZ70

Canon PowerShot SX620 HS

Panasonic Lumix DMC-TZ100EG-K

Panasonic Lumix DMC-SZ10

Sony Cyber-Shot DSC-HX90

Canon PowerShot SX730 HS

Canon EOS 2000D

Canon EOS 6D MK II

Nikon Z50

Canon EOS 800D

Nikon D3500

Nikon D780

Nikon D500, la camara réflex profesional APS-C

Nikon D500

Nikon D7500

Dado el impresionante número de modelos y tipos de cámaras entre las que elegir, puede ser una auténtica locura saber cuál cámara comprar. Te detallamos todos los criterios que hay que tener en cuenta para elegir la cámara que realmente necesitas. Para que lo tengas más claro, también comparamos en detalle los modelos más comprados por los amantes de la fotografía.

Tipos de cámaras fotográficas

El primer paso para elegir una cámara es determinar qué tipo de cámara es la mejor para ti. Existen cuatro tipos de cámaras digitales: compactas, híbridas, bridge y réflex.

Cámaras compactas

Como su nombre indica, las compactas no ocupan mucho espacio en una mochila y caben fácilmente en un bolsillo. Su objetivo es fijo: por tanto, no es posible sustituirlos para poder cubrir diferentes usos.

Están equipadas con sensores relativamente pequeños y, por tanto, sus prestaciones son más limitadas que las de las réflex digitales o las híbridas. Son menos sensibles y, por tanto, hacen fotos menos bonitas con poca luz.

Las cámaras compactas suelen tener una menor capacidad de reacción. Tardan más en disparar y son más lentos en enfocar, lo que supone un mayor riesgo de desenfoque.

Son menos ergonómicas para realizar sus propios ajustes que otros tipos de cámaras y no todas están equipadas con un visor.

Sin embargo, las compactas avanzadas, como la Sony RX100, están equipadas con sensores más grandes y son capaces de combinar la discreción con la alta calidad de imagen.

Sony DSC-RX100

Nuestra opinión de las cámaras compactas

Las cámaras compactas son muy adecuadas para aquellos a quienes el peso y la discreción sean muy importantes y que tampoco quieran complicarse la vida con ajustes complicados y cambios de objetivos. Sin embargo, no te recomendamos las cámaras compactas de gama básica que no ofrecen mayores beneficios en comparación con la cámara de un smartphone.

Cámaras réflex

Las cámaras réflex constan de un cuerpo y un objetivo intercambiable. La principal ventaja de las cámaras réflex es que puedes adaptar el objetivo al tipo de fotos que quieres hacer: panorámicas, macro… Si te decides por una réflex, también tendrás que elegir un objetivo. Este suele venderse en kit con la cámara, que es suficiente para empezar.

El cuerpo es importante por su ergonomía y capacidad de ajuste, pero es sobre todo el objetivo el que marca la calidad de la imagen. Por lo tanto, es mejor elegir una cámara básica con un buen objetivo.

Las cámaras réflex digitales tienen un visor óptico con espejos.

Este tipo de cámara también es más rápida, lo que facilita la toma de fotografías de personas en movimiento. Su verdadero valor añadido es poder hacer fotos en cualquier condición de luz y ofrecer una mayor libertad de creación fotográfica.

Sin embargo, las cámaras réflex son bastante pesadas y voluminosas, lo que supone una limitación, como por ejemplo a la hora de viajar.

Canon EOS 2000D

Nuestra opinión de las cámaras réflex

Las cámaras réflex son adecuadas para los amantes de la fotografía que ya tienen un buen nivel o para quien quiere tomárselo en serio y que no tenga problemas con el peso y la discreción.

Cámaras hibridas

La principal característica de las cámaras híbridas, también conocidas como “compactas de objetivos intercambiables”, es combinar las ventajas de las cámaras compactas con las de las réflex digitales. Al igual que las cámaras réflex, sus objetivos son intercambiables.

Al igual que las cámaras compactas, el enfoque es electrónico, sin espejo. Por lo tanto, son menos voluminosos.

Sus sensores son más grandes que los de las cámaras compactas. Las híbridas ofrecen una mejor calidad de imagen, especialmente en condiciones de poca luz. También son más sensibles en términos de enfoque y disparo.

Las cámaras híbridas tienen mucho a su favor. Algunas, como la Sony Alpha 9 por ejemplo, están incluso superando a las réflex.

La principal desventaja con respecto a las réflex es que hay menos objetivos disponibles, lo que hace que este tipo de cámara sea menos versátil. Su autonomía también es un poco menor que la de las cámaras réflex.

Sony A6000

Nuestra opinión de las cámaras hibridas

Las cámaras híbridas son para ti si quieres maximizar la relación calidad/tamaño de la imagen ante todo. Así que son una excelente cámara para los entusiastas de la fotografía.

Cámaras bridge

Aunque parezcan pequeñas réflex, las cámaras bridge son en realidad más parecidos a las compactas. Su objetivo es fijo. No ofrecen muchos ajustes y la calidad de sus ópticas suele ser media. La principal ventaja de las cámaras bridge frente a las compactas es que tienen un zoom mucho más potente. Su tamaño y peso también son factores mucho más importantes.

Como puedes ver, la cámara bridge es una especie de simbiosis de las 3 cámaras principales. Su fortaleza suele ser un gran zoom, lo que la convierte en una opción versátil que se puede utilizar en la mayoría de situaciones, especialmente al tomar fotografías durante un viaje, fotografía de la naturaleza o cualquier evento social.

Por el contrario, su tamaño es más grande que el de una cámara compacta y los objetivos no se pueden intercambiar como EVIL o DSLR. Para sacrificar estas funciones, hemos ganado comodidad y en muchos casos, hemos obtenido funciones avanzadas a un precio más bajo.

En cuanto al sensor también suele ser más pequeño que los sensores SLR o de una sin espejo, por lo que la calidad de la imagen se reducirá según el modelo con que se compare, especialmente en condiciones de poca luz.

Panasonic Lumix DC-FZ82

Nuestra opinión de las cámaras bridge

Las cámaras bridge pueden ser una buena forma de pasar gradualmente de las compactas a las réflex. Sin embargo, al ser pesadas y voluminosas, con una calidad fotográfica inferior a la de las cámaras réflex, es más recomendable buscar una cámara réflex.

Criterios para elegir tu cámara de fotos

El peso

Si en tu caso, estás pensando en comprarte una cámara de fotos para dar la vuelta al mundo, es mejor viajar ligero. Una cámara réflex suele pesar más de un kilo con los objetivos. Por lo tanto, puede representar en peso importante en tu equipaje.

Por esta razón, a menos que seas un ávido fotógrafo o quieras dedicarte a la fotografía de manera profesional, puede ser mejor optar por una cámara compacta o híbrida, que suele estar limitada a 300 o 400 gramos.

La calidad

Este factor es bastante importante, si tenemos en cuenta que nuestra cámara de fotos será usada principalmente en exteriores, por lo que la calidad de los materiales de fabricación es algo en lo que deberemos prestar bastante atencion, más aún si no dispones de una mochila para llevar tu cámara de fotos

Una cámara grande puede convertirse rápidamente en una fuente de estrés cuando se viaja. El precio de tu cámara suele representar el salario de varios meses en los países por los que vas a viajar. Atraerá la codicia. En algunos países, como Sudamérica y África, no siempre te sentirás cómodo sacando una cámara grande delante de todo el mundo, especialmente en las grandes ciudades.

Una cámara más pequeña y discreta es más fácil de sacar para capturar escenas de la vida o fiestas entre mochileros.

Además, en los autobuses locales, donde no tendrás mucho espacio para las piernas, tendrás que guardarlo en una bolsa a tus pies. Un avión también será un obstáculo a la hora de volar debido al limitado volumen y peso de su equipaje de mano.

Los megapíxeles

A veces se sigue considerando erróneamente como un criterio decisivo para la elección de una cámara. En realidad, el único interés de aumentar el número de megapíxeles es poder hacer impresiones muy grandes. Todas las cámaras que se venden hoy en día tienen un número suficiente de megapíxeles (al menos 16) para realizar ampliaciones satisfactorias.

Sin embargo, una alta resolución permite recomponer una foto tomada sobre la marcha, de forma instintiva y sin un encuadre adecuado. Podrás re-enfocarla en un punto de interés, hacer zoom en un detalle, sin acabar con una foto degradada.

Tamaño del sensor

El sensor es el componente básico de una cámara. Se utiliza para convertir la radiación luminosa en una señal eléctrica.

Cuando hablamos del tamaño del sensor, nos referimos al tamaño físico del mismo, no al número de megapíxeles (véase más arriba).

Un sensor grande tiene tres ventajas principales:

  • Poca profundidad de campo: es lo que permite que el sujeto esté enfocado y el fondo difuminado. Esto es lo que buscan los fotógrafos para obtener imágenes más suaves, especialmente para los retratos.
  • Mejores resultados en condiciones de poca luz
  • Mayor dinamismo: esto es lo que permitirá a tu cámara gestionar mejor las situaciones de alto contraste lumínico.
Los diferentes tamaños de sensores

A partir de 1″, y sobre todo de la “Four Third” (micro 4/3), el tamaño del sensor empieza a ser suficiente para marcar una verdadera diferencia con una compacta básica.

Las compactas tienen sensores pequeños, pero algunas compactas expertas tienen sensores más grandes: 1″, ver Cuatro Tercios o APS-C
Todas las réflex tienen sensores grandes: APS-C o Full-Frame
Las híbridas suelen tener sensores bastante grandes: Cuatro Tercios o APS-C
Las bridge tienen sensores bastante pequeños, similares a los de las compactas.

El objetivo

A veces es difícil elegir entre todas las características técnicas de los objetivos. Estos son los principales parámetros a tener en cuenta a la hora de elegir:

¿Objetivo intercambiable o fijo?

Las réflex y las híbridas tienen objetivos intercambiables, a diferencia de las compactas y las bridge.

El interés de poder cambiar de objetivo es poder adaptarse mejor a cada situación. Sin ser un fotógrafo profesional, es fácil imaginar que se necesitan objetivos diferentes para fotografiar un insecto desde muy cerca o un pájaro desde muy lejos.

La distancia focal

La distancia focal está en milímetros, por ejemplo 18-55 mm (zoom) o 50 mm (distancia focal fija). No mide la longitud real del objetivo, sino que da una indicación de la proporción en la que se ampliará o reducirá el objeto en relación con lo que se ve.

Cuanto mayor sea la distancia focal, mayor será el aumento. Cuanto más corta sea la distancia focal, menor será el aumento.

Hay cinco categorías de lentes:

  • Objetivos gran angular (menos de 35 mm): para fotografía de interiores o de paisajes…
  • Objetivos estándar (de 35 a 70 mm): para todo tipo de fotos
  • Teleobjetivos (de 70 a 300 mm): para retratos o fotos de la vida salvaje
  • Superteleobjetivos (más de 300 mm): para la fotografía deportiva o de la vida salvaje
  • Objetivos macro (permiten acercarse mucho al sujeto; esta característica no está relacionada con la distancia focal): para fotografiar flores o insectos.

¿Objetivo con zoom o de distancia focal fija?

Los zooms son más versátiles. Pueden ser ventajosos a la hora de viajar, ya que permiten utilizar un único objetivo para varias situaciones (retratos, paisajes…), lo que permite limitar el peso del equipo.

Los objetivos de focal fija son más compactos y ligeros que los zooms y tienen una mayor apertura máxima. Al ser técnicamente más sencillas, dejan pasar más luz, lo que permite resaltar mejor el sujeto (desenfoque del fondo).

¿Zoom óptico o digital?

El zoom óptico es el único zoom verdadero. Es el que varía la distancia focal.

El zoom digital es sólo una ampliación artificial de la imagen. En lugar de hablar de zoom digital, deberíamos hablar de “recorte”. El software de la cámara amplía la toma y la estira duplicando los píxeles para “rellenar los huecos” hasta que la imagen vuelve a su tamaño original.

Aunque el zoom digital puede ser un complemento útil del zoom óptico en algunas situaciones, degrada la resolución de la imagen.

Por lo tanto, el zoom óptico es lo más importante a la hora de elegir su cámara.

El aumento del zoom suele indicarse en las características técnicas de las compactas, las bridge y, a veces, en las de las híbridas que se venden con objetivo (pero no en las de las cámaras réflex, en las que solo aparece la distancia focal del objetivo). Por ejemplo, una cámara con un zoom óptico de 2,9x y un zoom digital de 11x ampliará el objeto hasta 2,9 veces en óptico y hasta 11x en digital.

Apertura máxima

La gran mayoría de los zooms son de apertura variable. La apertura máxima cambia a medida que se acerca el zoom. Al acercar el zoom, se alcanza la mayor apertura posible.

Algunos objetivos pueden mantener la misma apertura en toda su gama de zoom. Sin embargo, son más caros y pesados.

Los objetivos de distancia focal fija también tienen una única apertura máxima.

La apertura máxima de los objetivos se indica como número(s) f. Cuanto menor sea la f, mayor será la apertura. Por ejemplo:

  • El 18-55 mm f/3,5-5,6: es un objetivo zoom que puede abrirse al máximo a f/3,5 hasta 18 mm y a f/5,6 hasta 55 mm.
  • El 24-105 mm f/4: es un zoom de 24 a 105 mm que puede abrirse al máximo a f/4, sea cual sea la distancia focal.
  • El 50 mm f/1,8: es un objetivo de distancia focal fija que puede abrirse al máximo a f/1,8.


Una gran apertura máxima tiene dos ventajas:

  • El obturador debe permanecer abierto menos tiempo para dejar pasar la misma cantidad de luz. Esto lo hace más rápido y le permite tomar fotos con poca luz sin necesidad de aumentar la sensibilidad ISO o usar el flash.
  • Permite una escasa profundidad de campo que resulta útil desde el punto de vista creativo para conseguir un fondo desenfocado (efecto bokeh), sobre todo en retratos y fotos de naturaleza.


Los objetivos con una gran apertura máxima son más sofisticados y, por tanto, más caros.

Los objetivos intercambiables solo son intercambiables dentro de la misma marca, no de una marca a otra. Sin embargo, hay otras marcas, como Tamron y Sigma, que ofrecen objetivos compatibles de buena calidad y a precios más bajos.

La estabilización

La estabilización es un dispositivo que compensa el desenfoque resultante de los movimientos del fotógrafo. Sin embargo, no tiene ningún efecto sobre el movimiento del sujeto en la imagen. La estabilización ya está disponible en la mayoría de las cámaras. Cuanto mayor sea la distancia focal utilizada, mayor será la estabilización.

Hay varios tipos de estabilización:

Estabilización óptica, por el objetivo

Con la estabilización óptica, son las lentes las que se mueven a través del objetivo para que la imagen siga el movimiento de su cámara. En general, es un poco más eficaz que la estabilización mecánica y tiene la ventaja de estabilizar también el visor.

Este sistema lo ofrecen Canon, Nikon, Panasonic, Sigma y Tamron en algunos de sus objetivos.

La estabilización mecánica, por la carcasa

Con la estabilización mecánica, es el sensor el que se mueve para seguir los movimientos de la imagen. Su principal ventaja es que está integrado en la carcasa y, por tanto, funciona con cualquier objetivo. En algunas cámaras, también permite contrarrestar las rotaciones de la cámara.

Es el sistema utilizado por Olympus, Pentax y Sony.

Estabilización de 5 ejes

Puede combinar la estabilización mecánica y óptica para corregir cinco desviaciones diferentes: guiñada y cabeceo, ejes X e Y, y balanceo (o eje Z).

Estabilización digital

Algunos de los documentos del equipo hablan de la estabilización digital. Cuidado. Normalmente se trata de un simple aumento de la sensibilidad ISO. Otros analizan la imagen en busca de desenfoque y la corrigen. Los resultados no suelen ser concluyentes y la imagen puede incluso estar muy dañada.

La reactividad

Cuando se hace una foto, a menudo hay que capturar una escena en el momento. Por lo tanto, su cámara debe tener la suficiente capacidad de respuesta. La reactividad puede dividirse en tres cosas:

  • La velocidad de obturación…
  • Velocidad de enfoque en modo automático
  • Velocidad de disparo

La reactividad es un criterio que no hay que subestimar, porque una cámara demasiado lenta puede hacer que se pierdan muchas fotos cuando el sujeto está en movimiento: escenas de vida, animales, espectáculos.

La resistencia y la impermeabilidad

Los 5 enemigos de la cámara de fotos

Cada vez que la uses, tu cámara va a ser puesta a prueba. Sus cinco enemigos principales son:

  • Agua: El agua puede filtrarse en su cámara si llueve, si la deja caer en el mar o en un río, como condensación si la temperatura cambia repentinamente, pero también simplemente por la humedad en las regiones tropicales.
  • Polvo: El polvo no es muy peligroso en el exterior de su dispositivo, pero si se mete dentro, puede dañar su sensor.
  • Arena: Es aún más peligrosa que el polvo porque es abrasiva y puede rayar su lente.
  • Sal: El spray marino contiene sal, que es corrosiva y puede atacar su sensor, la batería y la tarjeta de memoria.
  • Golpes: La caída sobre una superficie dura, incluso de unos pocos centímetros de altura, puede ser fatal para su cámara.

Estos tipos de daños no están cubiertos por las garantías de los fabricantes.

¿Qué significa “tropicalizada”?

Los manuales de los fabricantes utilizan cada vez más el término “tropicalizado” para indicar que sus modelos son resistentes a los cuerpos líquidos y sólidos.

Las unidades tropicalizadas están equipadas con numerosas juntas de goma que impiden la entrada de agua y polvo. Los objetivos, las empuñaduras y los flashes, las DSLR y los híbridos también pueden tropicalizarse.

Pero esto es más un término de marketing que una norma real. Abarca diferentes realidades de una marca a otra. Así que, en realidad, es bastante difícil saber exactamente lo que puede soportar una cámara.

La norma IP

Sin embargo, existe una norma para este tipo de protección, la norma IP (índice de protección), por ejemplo, IP68. El primer número indica el grado de protección (de 0 a 9) contra el polvo y el segundo el grado de protección contra el agua. Si no se cumple ningún criterio, el número se sustituye por la letra X. Puede encontrar más información sobre la norma IP en Wikipedia.

Sin embargo, es muy difícil garantizar la protección de las cámaras de objetivos intercambiables (réflex e híbridas) porque la carcasa es necesariamente vulnerable al cambiar de objetivo.

Por lo tanto, en la práctica, esta norma solo se utiliza para las cámaras compactas resistentes al agua que están diseñadas específicamente para soportar condiciones de viaje extremas. La Olympus Tough TG-4, capaz de resistir una caída desde una altura de 2,1 metros, resistente al agua hasta -15 metros y capaz de soportar temperaturas de hasta -10° es la referencia de este tipo de cámaras.

La autonomía

La duración de la batería de una cámara se mide en número de disparos. En general, es mejor en las réflex y en las bridge (más grandes y pesadas) que en las compactas e híbridas.

Por lo general, es difícil alcanzar la gama prometida por el fabricante, ya que se obtiene en condiciones ideales de laboratorio. Puedes estar satisfecho si consigues el 75% de la gama mostrada.

El uso optimizado le permitirá hacer que su batería dure más tiempo:

  • Utilizar la mira óptica en lugar de la mira electrónica
  • Limitar el uso del flash
  • Limita la visualización de tus fotos en la pantalla LCD
  • Limitar el uso del vídeo
  • Activar el modo de espera
  • Reducir el brillo de la pantalla
  • Mantenga las pilas alejadas de las bajas temperaturas.

También puedes llevar una o varias baterías de repuesto para aumentar aún más su autonomía (pero también su peso).

El visor y la pantalla LCD

Es bastante difícil prescindir del visor para encuadrar y componer con precisión una fotografía: eliminar los objetos que distraen, crear líneas de lectura o resaltar el sujeto.

Hoy en día existen tres dispositivos de visor diferentes (el visor “túnel” ha desaparecido casi por completo), cada uno con sus propias ventajas e inconvenientes:

  • El visor réflex
  • La pantalla trasera
  • El visor electrónico

El visor réflex

Consiste en un juego de espejos que devuelve la imagen a un cristal esmerilado. El primer espejo es móvil, para dirigir la imagen al sensor o al cristal esmerilado. Por lo tanto, disparar y apuntar son dos posiciones distintas, no es posible hacer ambas cosas al mismo tiempo.

Ventajas:

  • Sujeta mejor la cámara que si la mantuviera a distancia.
  • Ahorro de batería (la pantalla LCD consume mucha energía)
  • Control del enfoque
  • No hay reflejos debidos al sol
  • En algunos dispositivos, la rueda de ajuste de dioptrías es posible para aquellos que no desean usar sus gafas.

Desventajas:

  • Técnicamente complejo
  • Más caro de fabricar
  • No hay visor durante el disparo, por lo que hay que utilizar la pantalla trasera para disparar.

La pantalla constante

Todas las cámaras digitales están equipadas con una pantalla, normalmente LCD. En las cámaras compactas, este es el único dispositivo de puntería. Funciona como una cámara que filma y muestra la imagen en tiempo real, sin grabarla.

Ventajas :

  • No es necesario estar en el eje de la cámara.
  • Visión de la foto como será
  • Apto para vídeo
  • La pantalla puede orientarse en algunos dispositivos
  • La pantalla puede ser táctil para facilitar el acceso a los ajustes

Desventajas:

  • Es difícil ver la imagen a plena luz del sol.
  • Según el modelo, la comodidad de uso puede variar: retardo de visualización, definición, ángulo de visión, etc.


El visor electrónico

Se trata de una pequeña pantalla o proyector que se coloca justo detrás de un ocular. Generalmente se considera menos preciso que un visor réflex, pero algunos modelos más nuevos de alta definición permiten apuntar con mucha comodidad.

Ventajas:

  • Visión de la foto como será
  • Apto para vídeo
  • Amplificación posible en condiciones de poca luz
  • No hay reflejos debidos al sol

Desventajas:

  • Dependiendo de los modelos, la comodidad de uso puede variar: retardo de visualización, definición, ángulos de visión, etc.

Modos creativos

El modo automático está ahora presente en todas las cámaras. Sin embargo, si eres un usuario avanzado o quieres aprender a hacer fotos, es importante que tu cámara tenga unos ajustes precisos en:

  • La apertura del diafragma
  • velocidad de obturación
  • Sensibilidad ISO
  • balance de blancos

Aparte de las compactas básicas, la mayoría de los dispositivos permiten el uso de los modos creativos P.A.S.M:

  • P (Programa): Su cámara mide la luminosidad y luego ofrece varios pares de apertura/velocidad que darán la exposición correcta de la foto.
  • A o Av (Prioridad de apertura): Usted elige la apertura (y posiblemente el ISO), y su cámara calcula automáticamente la velocidad de obturación que dará una buena exposición.
  • S o Tv (prioridad a la obturación): Usted elige la velocidad de obturación (y posiblemente la ISO), y su cámara calcula automáticamente la apertura que dará una buena exposición.
  • M (Manual): Eliges la apertura y la velocidad de obturación (pero puedes dejar el ISO en automático si quieres). Se puede acceder a estos modos mediante una rueda selectora o a través de los menús. La selección con la rueda selectora es más rápida. Más información sobre los modos creativos en este artículo del blog de Learn Photo.

Los formatos de grabación: JPEG y/o RAW

Cuando haces una foto, tu sensor registra la información bruta que capta. A continuación, la cámara procesará esta información (balance de blancos, contraste, saturación, nitidez, reducción de ruido) según los ajustes establecidos y la guardará como un archivo de imagen JPEG.

Sin embargo, cada vez más cámaras permiten también grabar en formato RAW (o RAW + JPEG). Todos los datos registrados por el sensor se guardan en bruto.

No podrás utilizar las imágenes grabadas en RAW directamente (pero hay programas de software que pueden mostrar vistas previas). Tendrás que pasar por un paso de posprocesamiento (revelado digital), con un software como Lightbox o una app como Manual en un smartphone, para revelar el RAW.

Por lo tanto, tendrá que viajar con un ordenador portátil, a menos que espere a su regreso para hacer el post-procesamiento.

A continuación, podrás ajustar el brillo, los tonos de color y el contraste a tu antojo, sin pérdida de calidad, antes de guardarlas en formato de imagen (JPEG, TIFF…). Por lo tanto, la fotografía en RAW lleva más tiempo, pero te da más libertad para expresar tu creatividad.

Algunas cámaras tienen dos ranuras para tarjetas de memoria. En este caso, puedes grabar RAW en una tarjeta y JPEG en la otra.

Nota: Los archivos RAW no terminan en .raw, la extensión es diferente para cada marca: .cr2 para Canon, .nef para Nikon, .arw para Sony, etc.

El vídeo

La mayoría de los modelos de cámaras recientes pueden grabar en Full HD (1920 x 1080 píxeles).

Algunos modelos son ahora compatibles con 4K (o UHD), lo que ofrece contornos de imagen más precisos. El vídeo 4K también tiene la ventaja de permitir el recorte. Esto es especialmente útil para estabilizar la imagen en la posproducción, ya que el software no necesita interpolar los píxeles.

Sin embargo, debido al volumen de datos que hay que almacenar, el 4K requiere mucho espacio de almacenamiento y un ordenador de alto rendimiento si se pretende editar el vídeo.

Más allá de la definición, hay otros criterios a tener en cuenta a la hora de seleccionar una cámara con buenas capacidades de vídeo:

  • Calidad del micrófono
  • Presencia de una toma de auriculares
  • Modo de vídeo manual
  • Zoom activo
  • Enfoque continuo
  • Ángulo suficientemente amplio para filmar de cerca
  • Tamaño del sensor
  • Pantalla giratoria de 180º
  • Estabilización
  • También puedes considerar la compra de accesorios para mejorar aún más la calidad de tus vídeos:
  • Estabilizador
  • Kits de iluminación
  • Micro

Conectividad

La mayoría de las cámaras actuales tienen salidas USB2 y HDMI para transferirlas al ordenador y conectarlas a un televisor.

El desarrollo de la fotografía en los smartphones nos ha acostumbrado a beneficiarnos de una buena conectividad que, hay que decirlo, nos facilita mucho la vida. Por eso, cada vez más dispositivos ofrecen una conexión Wi-Fi. Le permite :

  • Comparte tus fotos directamente en las redes sociales
  • Envíelos por correo electrónico
  • Transfiérelos a tu ordenador sin conectarlo
  • Guárdelos en una nube
  • Verlos en un televisor conectado
  • Imprímelos en una impresora Wi-Fi
  • Navega en tu dispositivo con tu teléfono

Cada marca tiene sus propias aplicaciones para Android e iOS para conectarse al dispositivo y transferir imágenes.

Algunos dispositivos también ofrecen conectividad bluetooth, que consume menos energía. Este es el caso de algunas cámaras Nikon, a través de su aplicación Snapbridge.

NFC es otra tecnología de comunicación disponible en algunas cámaras. Para conectar dos dispositivos NFC, deben colocarse a menos de 4 cm el uno del otro, tras lo cual las imágenes pueden transmitirse por Wi-Fi.

El GPS puede ser una opción útil para los viajeros. Te permite geolocalizar automáticamente tus fotos para que puedas saber fácilmente dónde fueron tomadas. Pocos aparatos lo traen de serie, pero a menudo se puede añadir como opción. Tanto si se incluye desde el principio como si no, ten en cuenta que cuando el GPS está activado, la batería se agotará más rápido. Así que no lo uses cuando no lo necesites.

Las versiones

Los fabricantes de cámaras a veces siguen vendiendo versiones antiguas de sus modelos. En este caso, verá coexistir varias versiones del mismo modelo. Suelen indicarse con la palabra “Marca” más un número, o simplemente en números romanos. Por ejemplo, la tercera versión de la Sony RX100 se puede escribir :

  • Sony RX100 Mark 3
  • Sony RX100 M3
  • Sony RX100 iii
  • Sony RX100 III

Preste atención a la versión cuando compre un dispositivo, porque el precio puede ser el doble entre una versión antigua y una nueva, con fuertes diferencias en el producto.

Accesorios

Tarjetas de memoria

Las tarjetas SD son, con mucho, las más comunes. Verá una de estas tres siglas:

  • SD: inferior o igual a 2 GB
  • SDHC: entre 4 y 32 GB
  • SDXC: más de 32 GB

También hay tarjetas CF, que son más potentes, pero que solo se utilizan en cámaras réflex de gama alta y profesionales.

El número y la capacidad de almacenamiento de las tarjetas de memoria que necesitarás depende de:

  • El número de fotos y vídeos que tiene previsto hacer en su viaje
  • de su resolución
  • el tipo de archivo elegido para su grabación (JPEG o RAW).

Encontrarás una tabla resumen del número de fotos que se pueden almacenar según la capacidad de la tarjeta de memoria, la resolución y el formato de grabación en este artículo del blog Aprende Fotografía.

La capacidad de almacenamiento que necesitarás también depende del dispositivo al que vayas a transferirlas. Si viaja con un disco duro grande, necesitará menos tarjetas de memoria que si viaja sin un dispositivo de almacenamiento.

Pero en la práctica, a menudo será complicado almacenar tus fotos en la nube, debido a la lentitud de las conexiones en muchos países. Una buena solución para evitar la pérdida de todas las fotos y los casos de pérdida o robo es enviar regularmente a casa por correo tarjetas SD con una copia de tus fotos. Guárdalas también en un disco duro externo, por si la oficina de correos pierde tu tarjeta de memoria.

El trípode

Un trípode ofrece varias ventajas:

  • Evite el desenfoque debido a los movimientos del fotógrafo.
  • Domina perfectamente la composición de las fotos
  • Utilice exposiciones más largas en condiciones de poca luz

Debe ser compacto y ligero para que no ocupe demasiado espacio y no le pese durante el viaje. Evita los trípodes de acero (demasiado pesados) o de plástico (demasiado frágiles) y opta por el aluminio o, mejor aún, por el carbono.

Otros aspectos a tener en cuenta a la hora de elegir son: la carga máxima (que depende del peso de la cámara), la altura máxima y la altura mínima.

Los trípodes GorillaPod son muy populares entre los aficionados al turismo. Son muy compactas y ligeras y sus patas flexibles permiten colgarlas en cualquier lugar.

Filtros

Si utiliza una cámara réflex o híbrida durante su viaje, puede ser útil llevar filtros. Los principales filtros utilizados por los turistas son:

  • El filtro polarizador: refuerza los contrastes y la saturación de los colores y elimina los reflejos. Permite, por ejemplo, tener un cielo más azul sobre el que destacan mejor las nubes.
  • Filtro de densidad neutra (o filtro ND): Reduce la cantidad de luz que entra en la cámara sin afectar a los colores. Permite disparar con exposiciones más largas, por ejemplo, para que el agua de una cascada parezca brumosa.
  • Filtro de protección neutra (o filtro UV): No tiene ningún efecto sobre la imagen y solo se utiliza para proteger el objetivo del agua, el polvo y la arena.
  • El filtro rojo (para el buceo): La luz roja es la primera que desaparece cuando te sumerges en el agua. El filtro rojo ayuda a equilibrar los diferentes tonos al absorber parte del azul. Solo es necesario utilizarlo a partir de 6-8 metros. Por encima de eso, es inútil y las imágenes serán demasiado rojas.

Mochila o maletín

Cuando vueles o tomes el autobús, nunca pongas la cámara en la bodega. Puede ser dañado o robado. Debes llevarla contigo, ya sea simplemente en su estuche, dentro de tu pequeña mochila de viaje, o comprando una mochila especial (sobre todo si viajas con una réflex).

Hay algunos con un compartimento para fotos extraíble o con una apertura trasera, para mayor seguridad. No recomendamos las mochilas, que son demasiado voluminosas para un viaje largo.

Funda impermeable

Si tiene previsto bucear durante su vuelta al mundo, existen fundas impermeables que le permitirán utilizar su dispositivo bajo el agua. Estas carcasas están perfectamente selladas con juntas de goma y pueden equiparse con un flash.

Drone

Algunos usuarios, principalmente los viajeros, sobre todo los blogueros, llevan un dron para poder filmar, pero también tomar fotos desde el cielo. Sin embargo, representan una inversión y un peso adicionales importantes. Pronto redactaremos un post específico sobre los drones.

Seguro

La mayoría de los seguros de viaje cubren el equipaje y, por tanto, la cámara. Sin embargo, no suelen asegurar los objetos de valor a partir de una determinada cantidad. Este techo varía mucho. Puede oscilar entre 250 y 2.000 euros, según el seguro. Encontrará los techos de todos los seguros en nuestro comparador de seguros de viaje.

Además, el seguro de viaje cubre los daños o la pérdida por parte de su transportista y el robo con fractura o asalto, pero no la pérdida o la rotura de su avión.

Por ello, si viaja con una cámara costosa, se le aconseja que contrates un seguro específico.